Una clase magistral de Arsenio Escolar sobre el EGM


El martes de la semana pasada salió la segunda ola del EGM.

20 Minutos consolida su liderazgo de audiencia en la prensa.

Y como no quiero empezar otra vez con la polémica que viví hace dos meses sobre lo que es audiencia y lo que es difusión; si los lectores de diarios de pago valen más (¿cuanto más?) o menos que los de diarios gratuitos o tantas y tantas otras preguntas respondidas ya mil veces, remito a los lectores a un magnífico post del director de 20 Minutos.

Yo he estado más de veinte años en la Comisión Técnica de AIMC; he ayudado a definir las normas para que el estudio fuera lo más imparcial posible, he vivido en primera fila todas las polémicas cuando nacieron los diarios gratuitos y muchas otras. Y, de verdad, no creo que se puedan contestar mejor esas preguntas habituales.

¡Enhorabuena, Arsenio!

No es fácil ser tan didáctico.


0 respuestas a “Una clase magistral de Arsenio Escolar sobre el EGM”

  1. Pero si Arsenio es autista. La contestacion seria de alguno de los esclavobecarios que tiene amarrados a una maquina de escribir.

  2. Con Tanta experiencia y años detrás de ésto no hace falta que hagas tanto el PELOTA, NO?

    Un saludo. Enhorabuena. y a seguir a tope!

  3. El día que fulmine tu blog como hizo con el del Ezcritor y Pepe Cervera, a ver qué dices del señor Escolar… y ten la completa seguridad de que eso va a ocurrir tarde o temprano. Es como una historia repetida.

  4. Arsenio Escolar despierta bastantes antipatías, y muy pocas filias, ciertamente eufemista este planteamiento pero dicho queda. Echo yo de menos algo de debate por aquí, especialmente en los últimos cuatro o cinco posts en los cuales te comentábamos sobre los temas que nos proponías. Por hoy solamente, esbozo una propuesta de solución al acertijo que perfilas: ¿cuanto más?

    Yo diría que de media, valen el triple, y que de moda, valen el doble. Por supuesto depende para qué anunciante se particularice, o si se plantea la cuestión para inversores, accionistas, empleados, o proveedores… Pero la aproximación del doble es especialmente buena. Y no es por desmerecer.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.