Mi hermano José Ramón, el Metro de Bilbao y el Baltistán


Era el 27 de abril de 2017. Ayer hizo un año. En el Palacio Euskalduna de Bilbao se presentaba un libro: José Ramón Madinaveitia Foronda. Vocación de servicio.

Portada del libro de Mario Onzain sobre José Ramón.

José Ramón era mi hermano. Murió hace ya más de trece años, de una enfermedad rara que no le impidió viajar, una de sus mayores aficiones, hasta el final. Murió a bordo de un avión cuando iba a Brasil con su mujer y una de sus hijas.

Murió joven; no llegó a conocer a sus nietos, que hoy ya son cuatro.

Pero le dio tiempo a hacer muchas cosas: fue uno de los responsables del proyecto del Metro de Bilbao pero también de la traída de aguas a la aldea de Machulu, una aldea perdida del Baltistán, en las faldas del Himalaya, que cambió la vida de sus habitantes.

José Ramón era, sobre todo una buena persona, que nunca presumía de sus obras; yo me enteré de algunas de ellas después de su muerte. Era también un hombre muy culto, que nunca dejó de estudiar y completó tres carreras.

Un año después de la presentación del libro que le dedicaron Mario Onzain y la fundación Esteyco, le dedico otra vez mi recuerdo y mi admiración.

 


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.