La fiesta que nunca se celebró

El Vigia 16 marzo, 2021
4 people like this post

Es 17 de marzo. Es el octavo aniversario de boda de Carlos y Usúe y se han empeñado en celebrarlo con nosotros. Suena raro; parece que es un día de alegrías en pareja. Pero son mis primeros días como jubilado, hace poco más de un mes que celebramos mi 70º cumpleaños y me organizaron una fiesta sorpresa en Castrojeriz (Burgos) a la que acabaron yendo 23 miembros de la familia, desde Madrid, Vitoria, Zaragoza, Baracaldo,…Somos una familia especial y me puedo esperar cualquier cosa.

Hemos quedado en su casa y me dicen que no vamos a ir muy lejos: cuando cruzamos la Castellana empiezo a sospechar que vamos hacia el restaurante Jai Alai, un vasco en el que ya hemos hecho alguna celebración familiar anterior. Pero sigue siendo un poco raro: no entiendo el misterio si vamos a reunirnos sólo el núcleo más cercano.

El restaurante Jai Alai donde no se celebró la fiesta. (FOTO: E.Madinaveitia)

Cuando ya estamos cerca veo que Usúe se adelanta y hace una llamada telefónica. Empiezo a sospechar que no vamos a estar solos y que está avisando de nuestra llegada al resto de los participantes.

¿Participantes? ¿En qué?

Cuando abrimos la puerta del restaurante, antes de empezar a subir las escaleras, ya empiezo a tenerlo claro: se trata de una fiesta sorpresa, y no precisamente familiar. Aunque supongo que el aviso de Usúe de hace unos minutos era para que estuvieran en silencio y que la sorpresa fuera mayor, hay tanta gente que el silencio es imposible.

Ahí es cuando empezaron a pasar por mi mente las imágenes de toda mi vida profesional.

Veo a José María Casero, mi jefe durante más de quince años en Central Media/Zenith, que me dice que siempre admiró mi talento para la investigación.

José Carlos Gutiérrez, la persona por la que di el paso y dejé la seguridad de RTVE por una vida más compleja e interesante en el lado publicitario del negocio, destaca la confianza que siempre nos hemos tenido.

Un sitio adecuado para la celebración (FOTO:E.Madinaveitia)

Candi Rodríguez, que fue mi jefa muchos años después, me recuerda como estudioso. Creo que tiene razón.

Veo también a mi querido Julián Bravo, con el que he coincidido poco antes en un acto que ha organizado en su honor la Academia de la Publicidad. Me dice que podrá estar poco rato porque no se encuentra bien.

David Torrejón, compañero en la Junta de la Academia de la Publicidad, de la que es secretario y a quien conozco hace muchos años, desde su primera época en la revista Anuncios, habla de mi clarividencia.

Me hace mucha ilusión encontrar a María Fernández, mi primera colaboradora en el equipo de Central Media, que piensa sobre todo que siempre he sido auténtico.

María ha venido desde Valencia, donde vive desde que se casó. También Pepe Rubert ha venido desde Valencia. Pepe es el director de ZenithBR, la agencia del grupo en esa ciudad; fue mi compañero de ponencia la última vez, allá por 2005 en que ganamos el premio en AEDEMO. Pero sobre todo es un gran amigo. Tan amigo que es uno de los que dicen que me ve como un sabio. (¡Sabio! pobre de mí. Si sólo he sabido cuatro cosas).

He debido engañar muy bien, porque otras personas que están en la fiesta también me ven como sabio: Jaime López Francos, que primero estuvo en mi equipo, luego fue directivo en Zenith y ahora dirige un grupo multinacional de agencias de medios, aunque siempre se ha mantenido cercano; Jaime de Haro, director de IPMark, la revista en la que colaboro desde hace muchos años; Pablo Pérez, el director de investigación de Google, al que yo considero sabio de verdad; Pedro Muñoz, a quien fiché para mi equipo y ahora trabaja en Barcelona; Ana Castro, directiva internacional en Coca Cola, pero antes vecina, colega y siempre amiga; Jordi Catalá, de la Corporación Catalana de Radio y Televisión, con el que he coincidido poco, pero con el que mantengo una relación de admiración mutua; Cristina Valbuena, que estuvo dos veces en mi equipo y ahora trabaja en Teads…o José Andrés Gabardo, Director Técnico de AIMC y compañero de batallas en muchas comisiones técnicas que piensa que soy un gurú.

Al cruzar esta puerta me habría llevado la sorpresa (FOTO: E.Madinaveitia)

Desde San Sebastián han venido los líderes de Gestión de Medios, la marca de Zenith en el País Vasco Matías Jiménez (me ve como una persona entrañable) y Jon Paul Aizarna (que piensa que soy generoso). Con ellos ha venido Juanjo Azcárate, que de cliente en CCC pasó a ser un buen amigo (y se deshace en elogios hacia mi persona: cercano, optimista, incombustible, ayudador, disfrutón…y alguno más).

Veo también a muchos compañeros de la Comisión Técnica de AIMC; algunos fueron después panelistas en el Vigía o en Zenthinela: Laura Llamas, de La Razón (que me recuerda con cariño); Teresa Osma, que trabajó en varios grupos de revistas y ahora dirige su propia empresa de comunicación (piensa que soy amable); Ana Hernández, que trabajó en Antena 3 y Unidad Editorial destaca mi constancia; Rosa Margarit, que fue directora de medios en Procter&Gamble, mi cliente favorita y sobre todo gran amiga, me ve como maestro, colega y amigo; Macarena Estévez, la persona que más sabe en este mercado, que montó su propia empresa, Conento y ahora es socia en Deloitte, habla de mi rigor; Carlos Bravo, a quie siempre conocí en Zeta pero ahora está en Prensa Ibérica, habla, como algunos otros, de mi curiosidad; María José Pérez, de Hearst, de mi bondad e inteligencia; Raúl Domingo también de mi bondad; María Lizarraga, a la que conocí cuando trabajaba en Planeta y luego hasta fue cliente en Prensa Española. También veo que ha venido Sandra Prosperi (Tele 5, Vocento, Hearst) y a Mayte Santillana (ODEC;Prisa, JCDecaux) o Carlos Lozano, con el que coincidí en Junta Directiva y lleva muchos años como Presidente de AIMC.

También está Carlos Lamas, con el que coincidí en Ecotel y AIMC y desde entonces siempre hemos mantenido la amistad. Para mí es, seguramente, el más sabio del mercado.

Leo Farache, actual director de la AM, para el que hice una presentación cuando dirigía Movierecord, habla de mi serenidad.

Me hace mucha ilusión que hayan venido varios compañeros de mi primer trabajo, en RTVE: José Ramón Rubio, Juan Luis Méndez, María Jesús Solaún, José María Moix, Carlos Arnanz o Pablo Alonso.

Además de María, de la que he hablado al principio,  o de Pedro y Cristina, encuentro a casi todas las personas que han formado parte de mi equipo en Zenith: Jaime Agulló; Marga Ollero; Mapi Merchante; Mario Pérez; Irene Rodríguez; Elsa García; Rocío Chapaprieta; Eva Fernández; Elena Fraile; Oti Lozano; Iñaki Casaus; Alicia Martínez; Ángel López; Ana Agustí; José Antonio Miranda; María Rodríguez; Álvaro Hernández; Menchi Nieto; Adriano Herrera; Ester Ramos; Elena Fraile; Alberto San Agustín; Andrea Martínez Westley; Mónica Velayos.

También personas que, sin formar parte propiamente de mi equipo, han estado muy próximas, como Maite Palacio; Merche Moreno; Cristina Recuero; Jorge Hayes; Mila Gálvez; Paloma Martín; Alfonso Sánchez; Silvia Malumbres; Bea Fernández de Bordons; Elena León; Miguel Esteban; Jesús Aranda; Ricardo Aristondo; Marina Fragoso; Rocío de Loma-Ossorio; Marta García Pérez; Cristina García Fuertes; Santiago Fernández; Ana Urquiza;  David Martín; Marisa Cadalso; Félix García; Ana Navarro; Sandra García; Ricardo Vázquez; Miguel Ángel Saldaña. Muchos hace ya tiempo que no están en Zenith, pero aún se agradece más que me sigan recordando.

Encuentro también a varias personas de institutos de investigación; con algunos he trabajado en muchos estudios a lo largo de los años; con otros la relación se limita a la coincidencia en AEDEMO o en otros eventos del sector. Están Fernando Conde, Concha Gabriel, Joan Miró, Xavi Moraño, Felipe Romero, Jesús Pascual, Luis Pistoni, Isabel Peleteiro, Ricardo Vaca, José Manuel Eleta, Antonio Pérez, Miguel Ángel Fontán; Julia Sizova; Arturo Guillén; Rafa Rodríguez o Yolanda Marugán.

Y Gonzalo Iruzubieta, con el que hice dos estudios de Inversión en Comunicación Digital para la IAB y con quien a veces quedo para pasear.

O Jordi Sabat, a quien conocí en los tiempos del estudio de medios para emigrantes y, con el tiempo, se ha convertido en gran amigo y uno de mis mayores seguidores en las redes.

También hay varios investigadores de otras agencias, competidores, pero amigos: Jesús Olivar, Jon Artolozaga, Antonio Pérez, o José Manuel Sierra, que estuvo en Media Planning pero montó Boreal, su propia empresa.

También están mis compañeros en el comité de La @ de AEDEMO, el seminario digital: además de Jaime Agulló, Fernando Carrión y Virginia Frías.

No podían faltar los representantes de las revistas del sector de la publicidad, con las que siempre he colaborado y a los que considero amigos: además de Jaime de Haro está también Ana Egido, la redactora jefe de IPMark; de Anuncios han venido Esther Valdivia y Maite Sáez; Daniel Campo de El Publicista y Luis Palacio de Digimedios.

Ver a tantos amigos que me han acompañado a lo largo de mi carrera desde muy distintos lugares me llena de emoción y de alegría. Que todos tengan buenos recuerdos de mí y me dediquen tantos halagos hace de esta fiesta uno de esos momentos que luego se recuerdan a lo largo de toda la vida.

Desgraciadamente esa fiesta nunca se celebró. El 17 de marzo de 2020 llevábamos ya tres días confinados. Según me han contado, los organizadores ya se habían planteado unos días antes suspenderla ante la amenaza que ya se veía llegar; los elogios me han llegado por correo casi un año después, como conté aquí.

Me temo que ya nunca se celebrará. ¿Quién piensa ahora en reuniones con tantos participantes?

De todos modos quiero agradecer desde aquí a los organizadores (fueran quienes fueran, que si los cito, seguro que me dejo a alguno) el esfuerzo que realizaron. No fue inútil. También a todos los que íbais a participary a Usúe y Carlos por hacer de cebo y, muchos meses después de mantener el secreto, hacerme llegar esas palabras de elogio que muchos de los participantes me dedicaron.

No fue posible aquel día de emociones, pero se han ido extendiendo, aunque sea diluídas, a lo largo de todo un año.

¡Muchas gracias!

Esta fiesta fue una de las muchas cosas, entre otras mucho más importantes, que se llevó por delante el virus.

  • 0
  • 794
El Vigia

Empecé en el Gabinete de Investigación de Audiencia de RTVE donde fui uno de los primeros profesionales españoles en investigar audiencias, empleo del tiempo o metodologías de investigación.
A partir de 1991 trabajo en Zenith (que entonces se llamaba Central Media). Zenith es una agencia de medios líder en investigación y eso tiene mucho que ver con mi trabajo y con los excelentes equipos que siempre me han acompañado.

Leave your comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.