Aparcahombres


Nunca me ha gustado ir de compras. Ni siquiera ahora que se pueden hacer por Internet.

Otra cosa es salir yo solo a comprar regalos; sobre todo si es sin presupuesto. Hace unos días era nuestro aniversario de boda y salí a media tarde casi sin ideas. Al volver traía mi buena media docena de regalos; todos tuvieron muy buena acogida. ¡Un éxito!

Pero lo de salir a comprar en pareja es otra cosa. No sé si es general pero creo que sí. Los ritmos son absolutamente diferentes. Una mujer puede pasarse horas de tienda en tienda, o incluso en una sola, antes de decidir qué va a comprar. Seguro que al final la decisión es acertada y hace la mejor compra. Pero el acompañante acaba…poniéndose pesado.

Los hombres somos diferentes; yo al menos. Las pocas veces que salgo a comprar sé lo que quiero, o eso creo, y decido rápido. Después no se me ocurre comparar para comprobar que acerté; si había una oferta mejor, me la perdí. Pero no perdí tiempo, ese bien tan escaso y tan preciado hoy día.

Por eso me parece una idea genial la que leí hace unos días; una idea de Ikea. En algunas ciudades de Alemania la empresa sueca ha creado los aparcahombres, espacios en los que las mujeres pueden dejar a sus maridos entretenidos mientras ellas realizan cómodamente su compra, sin nadie que les dé la lata.

En estos espacios los hombres pueden sacar a relucir el niño que llevan dentro; tienen una completa oferta de actividades: futbolín, bricolaje, videojuegos,…e incluso poker.

Así, todos contentos: la compradora compra sin nadie al lado que le dé la lata y el acompañante descansa y disfruta.

Una buena idea para estos días de fin de semana largo.


22 respuestas a “Aparcahombres”

  1. Esta idea me suena al chiste ese……de hacer más grande la cocina……pues eso…..ni una cosa ni la otra…
    A comprar juntos o por separado…..nada de aparcahombres…..

  2. Que gran idea, yo voy a crear justo lo contrario aunque me parece que si hago eso al dia siguiente tengo miles de peticiones por machista de las hembras de rigor. Sin contar que gracias a las leyes no igualitarias entre sexos tendría a la policía en la puerta de casa y dormiría en el calabozo.

  3. Buenas tardes, a mi marido no le gusta ir de compras pero se empeña en acompañarme. Así que normalmente al par de horas de estar mareando la perdiz, comienza a poner cara rara, mirar al reloj, ciertamente no entiende que muchas mujeres vamos de tiendas como un relajante, es barato, si no se cae en la compra compulsiva, yo tengo bastante claro cuánto puedo gastar y en qué. Ahora mismo prefiero comprar cosas para mi nieta que para mí misma, pero eso sí, compro en sitios dónde no haya problemas a la hora de devolver, que algunas tiendas se ponen un poco pesaditas con ese tema.

  4. A ver si puedes se un poco más rastrero, esfuerzáte seguro que lo consigues, lámele el culo a Arsenio con más contundencia,
    Por cierto los bares exiten hace mucho tiempo lumbreras

  5. Es una idea cojonuda porque parece divertido (aunque esté pensado para que las tías gasten sin control).

    Ahora bien, si en tiendas como Leroy Merlín/Bricodepot/Bricomart/Norauto/etc. ponen un aparcamujeres con probador de vestidos, taller de cocina y revistas del corazón, seguro que cientos de asociaciones feminazis se les echan encima.

  6. Yo tengo una idea mejor: si ellas quieren perder horas y horas en tiendas que se cojan el coche, el metro o el autobús y que se vayan, que yo ya dedicaré mi tiempo a lo que yo quiera. Otra opción es dejarla allí a las 3 de la tarde y pasar a recogerla a las diez o así.

  7. Txema Villalta si te parece de feminista dejar a un tio en un «park» para adultos … entonces que te parece lo de dejar los hijos en el «chiquipark» para que no «molesten»? o eso no te parece mal?

  8. En Granada ya lo hicimos hace muchísimos años al lado de los centros comerciales tenemos un chalet de esos de lucecitas y señoras de buen ver cuyo anuncio en la radio es muy famoso.

  9. Vaya artículo patético y lamentable. ¿Ya pediste perdón por haber nacido macho?
    En fin.
    Espero que haya «aparcamujeres», a la entrada de todas las librerías, teatros o laboratorios científicos.
    Al fin y al cabo ahí ellas no pintan nada, se aburren y se ponen pesadas.

  10. Para cuando esto en España? Odio ir al maldito IKEA, donde solo leer los nombres de sus productos produce mareos y nauseas. La gente pasea por los centros comerciales sin rumbo, da pena…

  11. «Dice ser badelcap
    Donde está la novedad? Eso ya se hizo en centros comerciales tipo Gran Via 2…»

    Muy bien dicho, pero permíteme que vaya un poco más allá. Los grandes almacenes del siglo XIX y principios del XX (Macy’s, Debenhams, Selfridges, Harrods, Bon Marché, Lafayette y KaDeWe) ya tenían salas de retiro para entretener a las parejas de su clientela, fueran éstos hombres (con sus smoking rooms) o mujeres. Por lo visto, menos agobio y menos prisas conducían a ventas más abultadas.

  12. «Una mujer puede pasarse horas de tienda en tienda…. Pero el acompañante acaba…poniéndose pesado.»
    ¿Cómo?,¿la mujer se pasa horas de tiendas y es el hombre el que se pone pesado?, ¿no será al revés? las que se ponen muy pesadas con las compras son ellas.

  13. A ver Eduardo… entiendo que otro sobresueldo no sería suficiente, la verdad es que no cuela esta publicidad encubierta. No sé si son órdenes de arriba, o quizás estés haciendo méritos, o tal vez el capitalismo te ha corrompido hasta el tuétano y ya no disciernes, obvias la responsabilidad social inherente a los que tenéis púlpito.

    Ikea es una multinacional de esas que tributan en paraísos fiscales, obtienen sus ingresos en los infiernos fiscales, pagan sueldos miserables, promueven el consumismo estúpido e innecesario, etc.

    Me parecen lamentables e inaceptables tus loas a Ikea.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.