¿Tiene futuro la Investigación Social? (I)

El Vigia 13 mayo, 2018
0 people like this post

Durante una buena parte de mi vida me he dedicado a hacer previsiones (a corto y medio plazo) y he podido comprobar toda la verdad que encierra la frase atribuída al físico danés Niels Bohr: Hacer predicciones es una tarea arriesgada, sobre todo si se refieren al futuro. A pesar de que para hacerlas me apoyo en las opiniones de cientos de profesionales, expertos en el tema, sé que una buena previsión es simplemente una aproximación a esa realidad futura, que habrá cambiado cuando el futuro llegue.

Hace poco vi un artículo en el que se comentaban las previsiones que una prestigiosa institución estadounidense hizo hace cincuenta años sobre cómo sería el mundo en 2018. Aunque el articulista, muy generoso, hacía más hincapié en los pocos aciertos que en los numerosos errores, la verdad es que el mundo de hoy se parece muy poco a aquel que se previó hace cincuenta años.

Inicio del artículo publicado en la revista I&Mk que celebra los 50 años de AEDEMO

Ocurre igual con las novelas de anticipación: las buenas aciertan algunas cosas pero yerran en muchas más.

El hombre llegó a la Luna, como previó Julio Verne; incluso el viaje del Apolo XIII, con sus dificultades y el aprovechamiento de la gravedad lunar para invertir la dirección y regresar a la Tierra, recuerda mucho al Viaje alrededor de la Luna, del autor francés; pero para el lanzamiento no se utilizó un cañón gigante, como él suponía.

Ya tenemos entre nosotros al Gran Hermano, de Orwell, pero no llegó en 1984. Además no es el Estado el que obtiene todos nuestros datos (que también); son las grandes empresas y somos nosotros mismos quienes les damos todos los datos que necesitan. Y esos datos no sólo los consiguen las cámaras instaladas por todas partes, que ya previó Orwell, los registra un aparato que todos llevamos voluntariamente en el bolsillo.

Vamos entrando en materia: con Internet, donde todo deja huella, llegaron los datos. Se diría que hasta entonces los investigadores no trabajábamos con datos, incluso con grandes cantidades de datos.

Pero ahora es diferente: hablamos de datos personales. O casi. De entidades digitales que corresponden a todos los datos que una persona ha ido dejando en la red a medida que va desarrollando actividades o cuando, simplemente, se va desplazando.

Creo que cuando se empezó a hablar de insights como algo diferente (y al parecer inferior) de la data los investigadores de siempre ya estábamos perdiendo una batalla en la que ni siquiera sabíamos que estábamos participando.

(*) Este artículo es la primera parte del que se publicó, con el mismo título, en el número de la revista I&Mk conmemorativo de los 50 años de AEDEMO. Por casualidad mi artículo se sitúa entre el de Niels Schillewaert, Presidente de ESOMAR y el de Sir Martin Sorrel, que todavía era CEO de WPP.

  • 0
  • 167
El Vigia

Empecé en el Gabinete de Investigación de Audiencia de RTVE donde fui uno de los primeros profesionales españoles en investigar audiencias, empleo del tiempo o metodologías de investigación.
A partir de 1991 trabajo en Zenith (que entonces se llamaba Central Media). Zenith es una agencia de medios líder en investigación y eso tiene mucho que ver con mi trabajo y con los excelentes equipos que siempre me han acompañado.

Leave your comment