Mi tío, los riesgos de Google y yo


Ayer fue mi cumpleaños.

Un montón de gente me llamó para felicitarme.

Justo cuando entraba a casa de vuelta del trabajo me estaba llamando mi tía María Jesús, la hermana mayor de mi padre:

Felicidades. Además dicen que hay que darte la enhorabuena por otra cosa: te van a hacer hijo adoptivo de Vitoria.

¡Cómo me van a hacer hijo adoptivo! Si yo soy de Vitoria.

No lo sé, pero algo hay.

Entro en Google, ¡cómo no! y encuentro la noticia: Eduardo Madinabeitia, aspirante a hijo predilecto de Vitoria. Y efectivamente, aparece algo parecido a mi perfil.

Un poco más abajo, en los comentarios a la noticia publicada en Noticias de Álava, está la explicación:

Siento comunicarles que esta noticia es errónea. El Eduardo Madinabeitia propuesto para obtener el título de hijo predilecto no es el actual director general técnico de Zenith Media sino su tío, antiguo profesor de Geografía e Historia en centros como Corazonistas, Veracruz, Sagrado Corazón, Ursulinas, Marianistas y en el instituto Ramiro de Maeztu.

Efectivamente, se trata de mi tío Eduardo, una gran persona, que ha superado ya los noventa años y sigue dando cada día grandes caminatas y haciendo traducciones de obras literarias. Domina varios idiomas, desde el griego clásico al euskera.

Estuvo casado con Merche Villacián que, pese a ser mucho más joven que él, murió hace varios años. Mi tía Merche fue vicealcaldesa de Vitoria y diputada en el Congreso, también profesora de Geografía e Historia. Durante algunos años presidió la Caja de Ahorros Municipal de Vitoria.

Tuve la suerte de que los dos me dieran clase en el Instituto Ramiro de Maeztu, en el edificio que hoy ocupa el Parlamento Vasco.

Aunque acabé siendo de Ciencias, creo que la base cultural que adquirí en el instituto fue excelente, y en ello tuvo mucho que ver mi tío Eduardo.

¿Por qué se equivocó la persona que escribió la nota en Noticias de Álava?

Muy fácil.

En lugar de preguntar a los que tenía alrededor, seguro que, como hacemos todos, entró en Google.

Allí encontró algo más de 20.000 referencias para Eduardo Madinaveitia.

De ellas todas las primeras se refieren a mí. Hasta la octava página no se encuentra una referida a otra persona (y ni siquiera es mi tío).

¿Quiere eso decir que mi obra es más importante que la de mi tío Eduardo?

No.

Sólo es más reciente…y más presente en internet. Este blog tiene mucha culpa.

La manera en la que Google atribuye la relevancia hace el resto.

Así que comprendo perfectamente a la persona que escribió la referencia en Noticias de Álava...y a todos los que nos hemos equivocado alguna vez por no pasar de las primeras páginas cuando hacemos una búsqueda en Google.


0 respuestas a “Mi tío, los riesgos de Google y yo”

  1. Yo tambien lo felicito

    Hoy es mi cumpleaños 73 y deseo desde España a todo el mundo que tengan un dia muy feliz en compañia de sus familias y amigos y que durante muchos años sea asi.

    Clica sobre mi nombre

  2. Debería leer, si no lo ha hecho, la entrevista en el cultural a Francisco Rico acerca de la utilidad, digamos filológica, de Google. 🙂

  3. excelente artículo, sobre todo para ver la gran evolución que hemos vivido los que tenemos alrededor de los 50 años, los que hemos sido esclavos de nuestros padres y ahora esclavos de nuestros hijos, los que parece que toda nuestra vida nos la hemos pasado pidiendo perdón. Nos tocó vivir en una época donde no había agua en las casas de nuestros pueblos, y ahora en una época donde todo se mueve por internet (bueno eso dicen), luego te das cuenta que existen otra cosa, aunque algunos hayamos aprendido a nagarnos la vida en este nuevo mundo, pero siempre con la base del antiguo. Por cierto, es curioso viendo el futuro de internet, todo pasa por el móvil, y grandes peleas y movimientos hay, pero nada, nada es español… ¿seguro que hemos avanzado algo? bueno, yo de momento compré http://libros.tel para seguir monitorizando el futuro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.