Mi ego y yo

Eduardo Madinaveitia 14 enero, 2014
0 people like this post

Todos tenemos un ego más o menos fuerte. En general más.

Dicen que las redes sociales ayudan a engordar esos egos; claro que, todo es relativo.

Hace ahora un mes, cuando eligieron a Ramón Colom Presidente de FAPAE y yo le dí la enhorabuena en Twitter, Ramón, muy generoso contestó:

Eduardo, hay cosas para comentar. Para los que no lo sepan, Eduardo es el más sabio de entre los sabios que saben de TV

Mi ego engordó unos cuantos kilos. Yo puedo saber de televisión, sobre todo de audiencia, de como se mide y de qué cosas han funcionado, o no, a lo largo del tiempo en este medio. Creo que sé un poco de eficacia publicitaria en televisión. Pero no soy un sabio (ni por supuesto el más sabio de los sabios que saben de TV). Pero que lo diga Ramón Colom (que me gustaría decir que es amigo, pero creo que debo dejarlo en algo más que conocido) que fue Director de TVE, ahora productor y profesor sobre el tema, que sabe de verdad, ayuda a inflar mi ego, aunque yo sepa que sólo se trata de una mentira cariñosa.

Hace unos días el portal  marketingdirecto.com publicó una lista: Los 23 tuiteros españoles de marketing y publicidad que no se puede perder en 2014. Para mi sorpresa yo figuraba en la lista; en el último lugar, pero en la lista. Mis seguidores en Twitter comenzaron a aumentar y en pocos días crecieron en más de cien (de poco más de 1000 hasta cerca de 1200). De hecho descubrí que algo había pasado (no suelo mirar marketingdirecto.com los fines de semana) porque noté que en unas horas había crecido sensiblemente el número de seguidores.

Mi ego volvió a engordar.

Alguien comentó en seguida: sobran y faltan. Por supuesto: en toda lista podemos echar en falta a alguien a quien nosotros habríamos incluido, o vemos a personas que nunca incluiríamos. Sobre todo si no se conoce el criterio con el que se ha elaborado la lista. Yo podría hacer en unos minutos una lista de cincuenta tuiteros que me interesan mucho más que lo que yo pueda decir.

Pero verse incluido en una lista como esa, en compañía de personas como Juanjo Azcárate, Julio Alonso, Félix Muñoz, Agustín Medina, Pablo Herreros, Juan Ramón Plana, Carina Szpilka, Elena Gómez del Pozuelo y tantos otros a los que admiro, me llena de orgullo y satisfacción, como diría el Rey. Así que, aunque sé que no pasa de ser un halago cariñoso de Javier Piedrahita, el editor del portal, se lo agradezco… y pienso en poner a dieta a mi ego.

Claro que todo es relativo. Tener 1200 seguidores en Twitter está muy bien. Mi sobrina de 12 años tiene pocos más de 100. Pero cualquier famoso (o famosillo que haya salido en televisión) tiene millones de seguidores. Casi cualquiera de los otros miembros de la lista tiene varias decenas de miles. Risto Mejide, que además de tuitero de publicidad y marketing fue jurado polémico en un programa de televisión, tiene más de un millón seiscientos mil. Tanto Enrique Dans como Julio Alonso superan muy ampliamente los cien mil…

Quizá sea esa la dieta. Depende de con quien te compares.

Category: Amigos, Redes sociales
  • 4
  • 468
Eduardo Madinaveitia

Leave your comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comments (4 people commented this post)

  • avatar image

    Lola

    14 enero, 2014 Reply
    En este mundo traidor nada es verdad ni es mentira todo es según el color del cristal con que se mira.
  • avatar image

    Juan Martin Ospina

    14 enero, 2014 Reply
    muy interesante el contenido.
  • avatar image

    Goliat

    15 enero, 2014 Reply
    No exagere, Don Eduardo: Ud. apenas tiene ego; si acaso una pizca, hombre de Dios. Empezará Ud. a tener ego de verdad ese día en que, quizá dentro de 20 meses, pueda hablar libremente de tantas y tantas cosas: https://blogs.20minutos.es/masquemedios/2011/01/05/la-inversion-publicitaria-se-mantuvo-en-2010/comment-page-1/#comment-6712 Entonces sí que va a divertirse Ud. de verdad ;) Reciba un cordial saludo!!
  • avatar image

    masquemedios

    16 enero, 2014 Reply
    Gracias por los comentarios. Gracias, Goliat. Cuando uno se va haciendo mayor, cada vez hay más cosas de las que se puede hablar (o que da igual que molesten a alguien: los mayores ya ni molestamos).