Luchemos por la Academia

El Vigia 19 octubre, 2021
6 people like this post

Hace poco más de diez años, un pequeño grupo de personas encabezadas por Julián Bravo pusieron en marcha un proyecto complejo pero muy importante: la Academia de la Publicidad nacía para reconocer el trabajo de las personas que a lo largo de los años han hecho grande nuestra profesión.

A lo largo de este tiempo la Academia ha ido creciendo poco a poco, muy poco a poco, y ha cumplido con ese primer objetivo a la vez que ponía en marcha otros más: llevar un publicitario a la RAE; establecer lazos con la Universidad con proyectos como el Desafío; despertar el interés de los jóvenes por nuestra actividad; incluir a los Académicos de Honor fallecidos en el Diccionario Biográfico;…

En el Libro de la Acaemia se recogen los perfiles de los Académicos de Honor (FOTO:E.Madinaveitia)

He pertenecido a la Junta Directiva de la Academia casi desde el principio y hasta hace pocos meses. Puedo dar fe, porque lo he vivido de cerca: los directivos de la Academia trabajan duro para conseguir, con los pocos medios disponibles, los objetivos propuestos, dedican una parte importante de su tiempo a la institución sin recibir a cambio nada más que la satisfacción de hacer las cosas bien y ayudar a la profesión.

Hasta ahora al primer presidente, Julián, le siguió otro, Fernando Herrero y un tercero, Pablo Alzugaray, sin ningún problema: a la Asamblea correspondiente se llegaba con una nueva Junta acordada, que incluía algunos miembros nuevos junto con otros de la anterior. Y nos poníamos a trabajar a las órdenes y con las directrices del nuevo Presidente. Con problemas, con aciertos y errores, cada uno con su estilo, creo que se han hecho las cosas bien. Hasta ahora.

Pero en la Asamblea del pasado julio algo se torció. Parece ser que había dos posibles candidaturas; parece que hubo un intento de integrar a las dos en una sola; parece que, ante la falta de acuerdo, se propuso hacer una votación entre las dos candidaturas y después integrarlas en proporción a los resultados obtenidos.

Pero no se hizo así: sólo hubo una candidatura, la encabezada por Félix Muñoz, pero la otra envió una carta, que se leyó en la Asamblea después de la votación, y empezó el duelo.

Luego vinieron un Manifiesto, una carta de Fernando Herrero, ex Presidente y ahora disidente (además de reciente Académico de Honor), una encuesta entre los socios, siempre escasos, una carta de la Junta y, hasta cuando escribo esto, una propuesta de que los disidentes soliciten una Asamblea extraordinaria.

Espero que, de una u otra manera, se solucione este problema y la nueva Junta Directiva, la que sea, (idealmente una que agregue a miembros de las dos) se ponga a trabajar. El problema de la Academia no es si la puede presidir un anunciante o no (sin duda sí puede, como cualquier otro publicitario) sino cómo hacerla crecer.

Creo que, si se nos puede reprochar algo a las Juntas anteriores es no haber sido capaces de crear el suficiente entusiasmo en la profesión para que todos los que trabajamos en ella estemos deseando ser miembros de una institución así.

Vivimos un momento difícil. Espero que nada más se trate de una crisis de crecimiento. Sería una pena muy grande que por rencillas personales la Academia muriera justo el año de la muerte de Julián Bravo.

¡Por favor: haced un esfuerzo y llegad a un acuerdo! Hay mucho trabajo por hacer y no se puede perder el tiempo.

(*) Escribí este artículo a finales de septiembre, como mi aportación mensual a la revista IPMark, donde se ha publicado en el número de octubre de la edición en papel. Hasta donde yo sé ahora, las cosas no han cambiado demasiado.

  • 0
  • 281
El Vigia

Empecé en el Gabinete de Investigación de Audiencia de RTVE donde fui uno de los primeros profesionales españoles en investigar audiencias, empleo del tiempo o metodologías de investigación.
A partir de 1991 trabajo en Zenith (que entonces se llamaba Central Media). Zenith es una agencia de medios líder en investigación y eso tiene mucho que ver con mi trabajo y con los excelentes equipos que siempre me han acompañado.

Leave your comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.