La comida de Navidad


Ayer tuvimos la comida de los amigos del colegio mayor.

Eso quiere decir de gente que nos conocemos desde hace algo más de ¡cuarenta! años, cuando llegamos al Aquinas a estudiar nuestras carreras.

En mi grupo hay una mayoría de ingenieros (Caminos, Agrónomo, Teleco…) y, curioso, los dos que acabamos estudiando Matemáticas somos los que tenemos algo que ver con este mundo de la publicidad. Incluso tenemos una relación, más allá de la amistad, su empresa es cliente de la mía; lo era desde antes de que yo llegara.

Luego está Antonio, el genio, que primero hizo Químicas y luego Farmacia y nunca conoció lo que era un suspenso (y seguramente tampoco un aprobado raso).

Aquellos eran otros tiempos y en un colegio mayor podías encontrarte con gente de toda España. En el grupo hay varios catalanes, andaluces, un aragonés, un extremeño, un manchego y yo, un vasco.

Ahora eso es más difícil. Pero se le puede dar una vuelta más: los Erasmus, o los que hacen carrera internacional pueden tener un grupo parecido pero multinacional. No sé si es lo mismo.

Muchos vivimos en Madrid, pero no todos.

Nosotros intentamos vernos varias veces al año, aunque no siempre lo conseguimos. Al menos la cena de Navidad, que lleva dos años siendo comida, no falla los últimos años. A esta vamos con nuestras mujeres; ninguno hemos cambiado de pareja en estos años complicados.

Todos estamos igual que hace cuarenta años. El tiempo no ha pasado por nosotros. O eso decimos.

Muchos recuerdos, algún proyecto, mucha nostalgia…lo pasamos bien.


0 respuestas a “La comida de Navidad”

  1. Felices fiestas para todos, hay mucha melancolía desprendiéndose de tus letras de hoy, ese tipo de cenas, o comidas, acaban por rescatar la foto de cuando no teníamos canas ni barriguita, y nos sacan algún suspiro que otro comentando lo rápido que galopa el tiempo. A pasar buenos días…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.