Fiesta del pensamiento


Hace ya unos días que se celebró en el Círculo de Bellas Artes la primera Thinking party, organizada por la Fundación Telefónica como hito de clausura del ciclo Internet y las nuevas tecnologías crean nuevas profesiones. Un ciclo que, por cierto, tuvo un estrambote la semana pasada con la charla que sobre Cool Hunter impartieron Victor Gil y Manolo Serrano.

No he podido asistir a todas las charlas del ciclo, pero sí a algunas y doy fe de que han sido interesantes y el ciclo ha estado muy bien construido. Creo que Pepe de la Peña se ha gando bien el sueldo y, sobre todo, el agradecimiento de los asistentes.

Puede decirse que la Thinking party, casi nueve horas de un viernes con la sala abarrotada de público, fue todo un éxito. Quince ponentes del máximo nivel, introducidos por Mara Torres y con una fórmula inteligente (quince minutos exactos por ponente) mantuvieron en todo momento un alto nivel de interés. Otra vez la mano de Pepe de la Peña se dejó notar, siempre desde detrás del escenario, menos a la hora de los sorteos, cuando confesó que de pequeño quería ser Kiko Ledgard, el legendario presentador del Un, dos, tres, de TVE.

Es difícil resumir una jornada como esa; más aún cuando ya han transcurrido diez días, así que lo mejor que puedo hacer es poner un enlace a un post en el que se puede encontrar ese resumen.

Algunas frases se me quedaron más grabadas. Andrés Pérez, el apóstol de la marca propia para convencernos de que hay que dar el salto desde empleados a profesionales, nos hizo ver que empleado se define en el diccionario como utilizado, usado o manipulado.

Me gustaron las consideraciones de Ana María LLopis (que, por cierto, fue cliente hace ya muchos años) sobre las redes sociales. Sus análisis basados en la física (la gravitación y la relatividad) o en las matemáticas (fractales) me dieron la impresión de que abrían caminos que no se podían completar en un cuarto de hora pero pueden llevar muy lejos.

Siguiendo con las redes sociales dejo aquí una frase de Alfonso Alcántara (Yoriento en la blogosfera):

Los que piensan que las redes sociales no sirven para nada se refieren a su propia red social.

Y otras del mismo ponente que siguen la misma línea:

Nueve de cada diez personas creen que son una de cada diez.

Te contratan por lo que aparentas y te despiden por lo que de verdad eres.

O de la charla de Eduard Punset, la única más larga:

Hay vida antes de la muerte.

Hay preguntas que no tienen respuesta. Y no pasa nada.

Decidimos por intuición. La intuición es tan importante como el conocimiento. Y aunque lo más probable es que no podamos cambiar el mundo, al menos sí podemos cambiar el cerebro de la gente (de nosotros).

Me gustó también la charla de Mario Tascón, actual responsable de Lainformación.com, que anteriormente dirigió elmundo.es y elpais.com. En formato Yo confieso repasó los problemas de la prensa en papel y las posibilidades de sus hermanas electrónicas.

La verdad es que la jornada mantuvo siempre el interés: cuando Javier Celaya habló sobre el libro electrónico, o Dolors Roig sobre educación, o Juan Freire sobre innovación o Alberto Ortiz de Zárate (Alorza en la blogosfera) sobre la formación de equipos humanos o Genís Roca sobre la nube, las nubes y la Nephofobia, o Sebas Muriel desde lo alto del iceberg, o Carmen Bustos sobre diseño, o…

…una jornada fantástica que espero no perderme en futuras ocasiones, porque estoy seguro que se repetirá.


0 respuestas a “Fiesta del pensamiento”

  1. El libre pensamiento está prohibido o mal visto en un país de fachas. El libre pensar se opone a las bases culturales y emocionales de un país anclado en las bestialidades de acto y sentimiento.
    Al librepensador se le hace poco caso, se le acalla, se le marca como raro para que los bestias sigan contentos en su parranda.

  2. Es verdad que entre la gente de a pie no se valora la gente inteligente ya que incomodan. Incluso hay quien se rodea de cafres para destacar.

  3. Tuve la suerte de asistir a la charla impartida por Ray Kurzweil, pero que envidia me dais los que conocisteis a Eduard Punset…
    La fiesta del pensamiento…suena bien.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.