El catálogo de Ikea y otras fotos de marketing

Eduardo Madinaveitia 10 junio, 2016
0 people like this post

El catálogo de Ikea es, probablemente, el mayor éxito editorial del mundo. Hay versiones que dicen que cada año se imprimen más ejemplares del catálogo de muebles que de cualquier otra obra, incluídos la Biblia y el Corán.

En cambio los programas electorales de los partidos son, también probablemente, algunos de los textos menos leídos por sus destinatarios, incluídos también los principales textos religiosos.

Portada del programa de Unidos Podemos

Así que convertir, como ha hecho Unidos Podemos, un programa electoral en un catálogo de Ikea es, cuando menos, una gran idea de marketing. No sé si este programa se leerá más (probablemente no; los programas electorales no son precisamente la lectura favorita de un pueblo que, como el nuestro, lee poco). Pero lo que sí han conseguido es que se hable de ese programa. Todos los periódicos, todas las radios, todas las televisiones lo están haciendo, incluso dos días después de su lanzamiento.

Una vez más el partido morado ha conseguido ese primer objetivo: ser el protagonista de las fotos de portada.

Llevar a un niño de pecho a la sesión de apertura del Congreso es un acto discutible; a mí no me pareció mal porque ponía de manifiesto un problema que afecta a muchas madres (quizá no a Carolina Bescansa) pero muchos de mis amigos estaban muy en contra. Discutible sí, pero consiguió centrar la atención, las fotos de portada y que se hablara de ellos, del partido y del fenómeno de la lactancia materna.

No tengo nada en contra de que dos hombres se besen pero cuando en la sesión de investidura fracasada Pablo Iglesias besó en la boca al representante de Compromís Xavier Domenech volvió a conseguir las fotos, las portadas y los comentarios, por encima de los resultados de la propia sesión de investidura.

No sé cómo sería Unidos Podemos si llegara al Gobierno pero sí creo que son unos verdaderos maestros en comunicación. Si yo fuera presidente (me acuerdo aquí del gran Fernando García Tola) me plantearía muy seriamente confiarles el ministerio de Comunicación.

Category: marketing, Política
  • 4
  • 121
Eduardo Madinaveitia

Leave your comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comments (4 people commented this post)

  • avatar image

    I ke aaaa

    10 junio, 2016 Reply
    Podemos si es como Ikea, Si entras tienes que ver todo o te guste o no te guste. Si Pablo iglesia es como el jefe de Ikea viviremos como él, mucho dinero pero viviendo como pobre miserable, si por lo menos repartiera riqueza. Una cosa es cierta que hacen propaganda toda la posible sea con quien sea y lo que sea y te cobran la propaganda. Si todos los que le voten lo compran millones recibirán. Yo si entro en Ikea solo a mirar salgo sin comprar nada, pues ya me cuesta ver lo que no deseo ver.
  • avatar image

    Lola

    10 junio, 2016 Reply
    ¿Pagar por un programa político? Ni aunque me lo presenten como el catálogo de IKEA, algo a lo que soy muy aficionada. Los políticos son como los hombres, bueno no voy a repetir lo que se dice que es algo bastante grosero pero muy real.
  • avatar image

    mara

    10 junio, 2016 Reply
    Pues a mí me parece una idea GENIAL. Y también me parece muy bién pagar un precio aceptable ...¿ Acaso no es algo que nos concierne a todos ? . Además creo que nos interesa mucho mas que lo que pueda "Informar" una de las muchas revistas de cotilleo , y parece " que se venden como rosquillas cuanto más morbo contengan " . Asi , que SÍ. A adquirir A leer. A pagar.
  • avatar image

    werrrt

    11 junio, 2016 Reply
    Comprar un programa electoral para tener un testigo con fotos de las mentiras de los comunistas llamados Podemos Era uno de los miedos de Podemos tras su unión con Izquierda Unida, y en el primer mitin de la campaña sus peores presagios se cumplieron. Los dirigentes del partido morado, Íñigo Errejón, Irene Montero, Teresa Rodríguez y Pablo Echenique subían este viernes al escenario en Málaga junto a Alberto Garzón mientras ,entre el público, ondeaban numerosas banderas republicanas y comunistas. Los simpatizantes de Izquierda Unida hacían caso omiso a las pretensiones "socialdemocratas" de Pablo Iglesias, ausente en este mitin.