Billones y trillones


Los billones y los trillones son cantidades muy grandes, que pocas veces nos encontramos en la vida normal. Los veíamos cuando se hablaba de distancias interestelares y poco más, pero ahora es bastante habitual encontrárselos cuando se habla de economía o de tráfico en internet.

Én español un billón es un millón de millones y se representa por un 1 seguido por doce ceros (1.000.000.000.000); un trillón es un millón de billones, o un billón de millones, si lo prefieren; se representa por un 1 seguido de dieciocho ceros (1.000.000.000.000.000.000) y es una cantidad tremendamente grande.

Nuestro sistema de numeración, y la manera de nombrarlo tiene una lógica bastante sencilla, aparentemente; pero la humanidad ha tardado muchos milenios en llegar a ella: mil miles hacen un millón; un millón de millones hacen un billón.

Pero, como dijeron los astronautas del Apolo XIIItenemos un problema y el problema nos viene precisamente de la patria de aquellos astronautas.

Los norteamericanos, y ahora ya los anglosajones en general, no conocen esa lógica (no nos extrañemos, los ingleses no han visto las ventajas del Sistema Métrico Decimal y siguen midiendo en pies, yardas y millas, que se relacionan entre sí por unos multiplicadores con varias cifras decimales). Así que llaman billón a los mil millones (un 1 con nueve ceros; para lo que en castellano existe una palabra tan fea como millardo) y trillón a nuestro billón.

Así que cuando nos vienen noticias en inglés, si quien las recoge, o las traduce, no tiene cuidado podemos encontrarnos ante grandes barbaridades.

Hoy he leído que el mercado de móviles representará 1,9 trillones de dólares en 2015. Si tenemos en cuenta que el mundo ha llegado hace muy poco tiempo a los siete mil millones de habitantes, eso quiere decir que cada habitante gastará por término medio doscientos setenta millones de dólares al año.

Casi voy a prescindir de mi móvil y con lo que me ahorre me dedico a vivir de las rentas.


3 respuestas a “Billones y trillones”

  1. Es curioso que en una sociedad moderna, informatizada con una gran cantidad de intecambios de datos por minuto, hay algunos personajes anclados en sus costumbres. Hay queridos británicos y vuestras yardas, grandes conductores de carril izquierdo pero como os gusta ir en contra de la corriente.Americanos Americanos…lalalalala y sus millas por hora, sin olvidarnos de sus hamburguesas. Estas pequeñas cosas pueden llevar a grandes errores como nos ha comentado Eduardo.

    Saludos,
    Rubén.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.